Stop Bronquiolitis


Llega Octubre, la vuelta del frío y se inician los constipados, virus, toses y mocos. Y no sólo sufren los más pequeños de la casa, sino que para los padres empieza un ir y venir de médico a hospitales. Los mocos nos preocupan mucho, y para la mayoría es una obsesión que no les baje al pecho, y les diagnostiquen la temida “bronquiolitis”.

La primavera pasada tuve la suerte de asistir al taller Achís de la Alianza Aire, el objetivo de esta alianza es:

“tiene
como misión velar por los derechos de los niños más vulnerables ante las
infecciones respiratorias y otros riesgos que puedan afectar a su
desarrollo, y cuenta con la colaboración de la Sociedad Española de
Neonatología (SEN)”

Para saber de qué hablamos cuando nos referimos a la bronquiolitis:  

“La bronquiolitis es una infección respiratoria de origen vírico. Mientras en los adultos sanos y niños mayores de 2 años la bronquiolitis suele cursar como un proceso leve, con los síntomas similares a un catarro (tos, algo de fiebre, congestión y mocos), en los niños menores de 2 años (lactantes o bebés), y especialmente en determinados grupos de riesgo, la infección puede cursar con más impacto, incluso conllevar la hospitalización.

La bronquiolitis consiste en la obstrucción del aire de los bronquiolos, unas vías respiratorias que son más pequeñas en el caso de los bebés, que se encargan de transportar el oxígeno por los pulmones, desde los bronquios (vías respiratorias más grandes) hasta unas bolsitas en las que se hace el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono llamadas alvéolos pulmonares.
Por lo general la bronquiolitis puede durar entre 7 y 32 días, aunque la media de duración suelen ser 15 días.”

El taller, se celebró en La Bolsa Mágica, en Madrid, y empezó con una sesión de yoga respiratorio, para mamás y niños, y luego tuvimos la suerte de disfrutar de la charla de la Doctora Carmen Luna, pediatra del Hospital materno Infantil Doce de Octubre de Madrid, donde nos aclaró muchos falsos mitos y creencias como: “que los catarros se cogen con el frío” o “que se bajan a los bronquios”
Yo alucinaba, tantos años teniendo la seguridad de que sucedía así, y ahora llegaba una doctora contándonos el origen “viral” de los mocos. Os lo cuento como un secreto, ni se os ocurra contárselo a vuestra madre o suegra u os dirán como las mías… Esa doctora que tiene que saber… !!!
El secreto mejor guardado de la historia es la curación de un catarro, y es súper sencillo:
“Un catarro se cura en 7 días con antibiótico y, sin antibiótico, en una semana”.
Nos recomienda unas pautas para acudir al médico en caso de catarro, que son las siguientes:

Y entonces, ¿Qué es la bronquilitis?

 Con todo esto, tenemos que tener clara una cosa, que el antobiótico no cura ni el catarro ni la bronquilitis, por mucho que las madres nos empeñemos.
Las infecciones por virus requieren de su tiempo de curación, y muchas veces nos dan medicamentos por el mero hecho de que nos callemos. Yo lo evito siempre que puedo, y sólo desde luego si es absolutamente necesario.

Procuremos anticiparnos con tareas de prevención, como estas que nos proponen desde la ALianza Aire:

 

Gracias Alianza Aire por habernos invitado a un taller tan especial y del que aprendimos tanto.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *