Qué poco duran las alegrías!!!!!!


Tras pasar por la gripe estas Navidades nos había costado bastante volver al ritmo de comidas normales, los biberones s los dejaba enteros y como ya os comenté en la entrada anterior, no paraba de llorar mientras comía… Pues esta semana habíamos vuelto a la normalidad: bibis de 240 y comiendo sin llorar, vaya un lujazo… MI chico y yo super felices ( y mi madre también)… Pero esta mañana… todo ha vuelto a cambiar…

Mi hija ha sido poseída por la niña del exorcista… Había aguantado toda la noche hasta las 7 de la mañana, y cuando me la ha traído su padre a la cama para darle el biberón me dice: “no sé si ha vomitado o si ha trado un poco…” La niña llevaba el pijama empapado… La he cambiado y cuando le he dado el biberón…. Hemos acabado las 2 bañadas en su vómito de arriba a bajo ( sábanas, camisón, pijama,…) Un desastrre.. Y así hemos estado toda la mañana, cada vez que comía, se ponía en marcha el aspersor…

Y nos dice el médico: hay que cogerle una muestra de orina, con la odisea que ello conlleva, hemos conseguido cogerle un poco.
Diagnóstico: Infección de orina…

Pero como hay poco y tienen que hacerle un cultivo, me ha tocado ponérselo a mí, con tal habilidad que ha llegado la muestra para la analítica… En 2 días nos darán el resultado.

Eso sí, por primera vez se está bebiendo el biberón  de agua ( le he puesto el suero oral) del hambre que tiene…

Ya os iré dando el parte…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.