Peppa Pig: esa cerdita que educa 3


Blanca a excepción de Pocoyó, nunca había hecho  caso a ningún dibujo animado hasta que llegó Peppa Pig a nuestras vidas.
La  cerdita inglesa se convirtió en un referente para ella, hasta el punto de que hasta su mejor amiga era “Suzy Sheep”, le encantaba saltar en los  charcos de barro, y ha llegado a pedir jarabe como Peppa.

Por si alguien no sabe de qué estamos hablando, y me  imagino que si no conoce a Peppa Pig es porque no tiene a niños a su alrededor, os contaré que Peppa es una cerdita de cuatro años, que vive con su papá y su mamá, y su hermanito George (18 meses). Que tiene muchos amiguitos como Suzy Sheep, Candy Cat, Pedro Pony, Danny Dog,….
A  mí, personalmente, la cerdita me parece una repelente, pero reconozco que  mediante aventuras cotidianas nos muestra valores para los más pequeños:  colaborar en las tareas de la casa, preparar regalos para el cumpleaños de su  madre, cuidar de su hermano pequeño. Nos muestra de una manera muy igualitaria el  reparto de tarea domésticas. Como pedir perdón.
Son unos dibujos nada sexistas, en los que los niños y las niñas,  indistintamente juegan al fútbol, o a los castillos. Aprenden a dibujar, a  hacer cerámica, a reciclar, a compartir, idiomas, a cocinar con los papás. Nos
demuestra cómo los niños saben más de la tecnología que nosotros. Que ir al  dentista puede ser divertido, y que llevar gafas es algo normal.Que la guardería es divertida, y que Madame Gazelle (profesora) nos enseña a cantar y nos lleva de excursión.
Y además aprenden, que hay una conejita, la Sra. Rabbit, que tiene  muchísimos empleos (vaya, lo que viene a ser una pluriempleada en toda regla), que digo yo que será lo comúnmente llamado Minijobs: igual conduce el helicóptero,  que está en el supermercado o llevando el autobús, entre otros empleos de los  más variados; o que el Abuelo Dog, pese a tener la edad de jubilarse sigue  trabajando ( que pienso yo también: ¿este hombre no habrá cotizado lo  suficiente en su vida, que tiene que seguir trabajando con la grúa?
Como podéis ver un fiel reflejo de nuestra sociedad actual, aunque estos  dibujos son del año 2004, el creador fue un visionario que ya vio dónde íbamos a  acabar en España. Buscándonos la vida como podemos o trabajando millones de  años.

Qué es lo que no me gusta de Peppa Pig:

No me gusta que  introduce figuras típicamente anglosajonas, que hace un poco difícil combinarlo  con tradiciones españolas, como los Reyes Magos o el Ratoncito Pérez. Desde  aquí quiero hacer un llamamiento a los creadores de dibujos animados: Quiero  ver al Ratoncito Pérez!!!! Estoy harta del Hada de los Dientes: ¿Pero esa  señora quién es? Reivindico la figura del Ratoncito Pérez como recogedor oficial de Dientes.
Y como os decía al principio, me parece un poco repelente,  pero como tiene unos padres que se esfuerzan por darle una educación en valores, rápidamente la reconducen por el camino de la humildad infantil.
Son  capítulos de 5 minutos por lo que el niño no llega a perder la atención de los  dibujos, ni a aburrirse.
Enlazo aquí, un post donde hablaba de la tele que educa, que me  pareció muy interesante en su día.
El  merchandising de Peppa Pig es infinito, aunque hay que decir que los  distribuidores en España no han estado muy acertados, ya que semanas antes de  llegar las Navidades se habían agotado la mayoría de productos: peluches de  distintos tamaños, ropa, complementos del cabello, paraguas, botas de  agua,etc, y muchos aún no los han repuesto.
Así que chicos!!! Nos vamos a saltar a los charcos de barro.
Nos vemos en la próxima entrada.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Peppa Pig: esa cerdita que educa

  • Anónimo

    muy bueno mi hijo robert de 2 anos y 5 meses qeda atento cuando ve pepa la cerdita y dice soy pepa,muy bueno para los chicos chiqititos ya q empiesan aser educados desde chikitos

  • rousbell

    Estoy realmente impresionada de tu frase "Son unos dibujos nada sexistas"
    ,¡¿nada sexistas?!
    Son horrorosamente feministas, en el sentido malo del término, la madre es presentada como fantástica, lo cual me parece estupendo, pues así deben creer los niños que somos las mamás al menos hasta la adolescencia, pero ¿el papá? Es vergonzoso como en cada capítulo ridiculizan al padre, lo califican de inútil y de vago, también de gordo (alimentando además la idea de que estar gordo es peor ), y además nadie corrige a esa niña cerdita, sino que le ríen las gracias mojando se todos de los defectos del padre, esa cerca en diez años la tenemos en "Hermano mayor" por maltrato a su padre.