DE LA A A LA ZETA: Y DE YAYOS 9


A dos letras de finalizar mi diccionario, y me doy cuenta que no he mencionado en él, a las personas que hacen que sea posible que seamos unos padres de “campeonato”
Yayos: Empleo el término con “y” porque es como yo lo he vivido, y como lo relaciono con mi familia.

Desde que tengo uso de razón, tengo presente la figura de los yayos… En mi caso, tuve la suerte de contar con los 4 muchísimos años. Y para mí siempre fueron un referente, cada uno tenía sus peculiaridades que les hacía únicos.

De las cosas que más recuerdo, era cuando ya de época adolescente, mi yaya Lola me cubría de mis salidas nocturnas ante mis padres, y como me decía: “venga, cuéntaselo a lo yaya”.. Y yo le contaba mis amoríos adolescentes. O cuando el yayo Miguel nos traía la merienda favorita a cada una de nosotras, y nos llevaba al parque. O momentos como ver al yayo Manolo y a la yaya Rosa (ya mayores) discutir por la “puntita” del pan, dejando al final al pan sin puntas…

Todos y cada uno de esos recuerdos los tengo archivados y han hecho que me convierta en la persona que soy hoy en día.
Cuando vivíamos en Ibiza, una de las cosas que más pena me daba era que mis hijas tenían a los abuelos de vacaciones, pero no estaban presente en su día a día. Con el mudanza eso cambió.
Hoy no voy a entrar en las “cosas malas” que aportan los yayos (que también las tienen), sino en todo lo que aportan. 
Me encanta cuando las niñas los ven y van corriendo a darles una abrazo con ese rostro llena de alegría. O se quedan a dormir una noche, sin que sean extraños en su vida.
Los yayos nos acompañan dándoles tanto o más amor como el que nos dieron a nosotros como hijos.
Los miman, los malcrían, los consienten, los embuten de comida, los duermen al brazo, o les hacen las mil monerías para que coman. Esos yayos, que no tienen que preocuparse de educar, que les compran cromos, o les pagan por los goles que metan.
Esos yayos que los llenan de besos y abrazos, mientras los niños se retuercen agobiados. Pero que si no les dan el abrazo lo piden.

Esos yayos que tienen siempre un plato de sopa lista porque “el calentito sienta bien” y que dicen que ” un plato de pasta no es para cenar”.
Esos yayos que tienen la nevera llena de helados de todos los sabores para los gustos de todos los nietos.
Esos yayos que nos ayudan a que podamos ser mejores padres y más completos.
¿Y a vosotras, qué os han aportado los vuestros?

document.write(”);


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 Comentarios en “DE LA A A LA ZETA: Y DE YAYOS

  • SARA BENAVENT

    Ayyyy lo has clavado!!! Diosss Claudia es un calco tuyo madre mía madre mía y yo diciendo q se parece a Hugo jajajaja. Siempre he dudado de su es yayo o iaio. Creo q valen las dos no? A mi se me cae la baba de ver a los 4 abuelos con Marc xo sobretodo con mis padres.. q decir jajaja. Les da la vida!!!! Yo tuve sólo dos y mi abuelo fue muy muy muy especial… se me rompió el corazón cuando faltó…
    un ole x este post oleeee 😉

  • Lourdes L.

    Me ha encantado la entrada. Qué importantes los abuelos en mi vida y ahora en la de mi hijo. Como no será la cosa que mi futura hija llevará el nombre de su bisabuela 🙂
    Besotes.
    Lourdes.

  • Anónimo

    Me aportan la libertad de poder disponer de tiempo para trabajo, compras, ocio, porq se los quedan encantados y tranquilidad porq se q ellos se quedan encantados con los yayos. Lo peor la rivalidad entre abuelos paternos y maternos sobretodo cuando nació el primer nieto. Bonita entrada. Besos. Laura.

  • GIOVANNA NAVARRETE

    Pfff me has hecho llorar!!! Para los que hemos sido criados por los yayos, ya que los papás trabajaban son algo fundamental… Cuando pienso todo lo que me han ayudado y enseñado se me pone un nudo el la garganta… Los hecho de menos tdos los días, aunque siempre viajan conmigo! Me dieron cariño, me educaron y me dieron muchos valores buenísimos. Ahora sólo me queda uno que tengo muy malito y al que tengo aquí a mi lado… 😉

    Por suerte hoy mis hijos pueden decir lo mismo de los suyos!!! Gracias a ellos he podido trabajar y su labor es fundamental… Qué GRANDES e IMPORTANTES son los yayos en nuestras vidas.

  • planeandoserpadres LTR

    Mi madre se estrenará mañana como abuela cuidadora de mi bichilla (de esas explotadas de sol a sol), así es que aún no tengo mucho que contar pero seguro que deja el listón tan alto que la niña ni va a notar mi ausencia. Tal y como está el tema laboral hoy día, son más imprescindibles que nunca.