De cómo mi bebé se convirtió en un Gremlin 2


Y llega un día, en el que tu hija mayor ya la tienes prácticamente encauzada. Rutinas establecidas, nos hemos acostumbrado. Es una niña “obediente”, que no desafía, (digamos no más de lo normal).

Tu pequeña ha sido una balsa de aceite: adiós chupete, pañal, biberones, en tiempo récord. Todo va rodado, la vida te sonríe… cuando de repente….
Esa niña dulce de mirada profunda, la que nadie le ha oído la voz, tímida, frágil, educada…. Se convierte en un Gremlin, pero no en Gizmo, el Gremlin bueno…. Nooooo… En el malo, en el gamberro, en el que parece poseído…. No estoy exagerando… Os pongo en situación.

La niña dulce ha cenado la totalidad de su plato, sin levantarse de la mesa, se ha tomado su leche, ha ido sola a hacer pipí, y cuando ha llegado la hora de ir a dormir y a oír el cuento… Justo después de beberse el agua…. “Horrooooooooooorrrrrrrrrrrrrrrrr” Ha sido poseída por un espíritu alocado, que la ha hecho correr por todo el pasillo, saltar en la cama, y sacar mi lado “madre malvada” que empieza a perder la paciencia.
Blanca sigue queriendo su cuento, y se queja porque su hermana no la deja dormir. Y mientras la peque sigue corriendo sin sentido, riéndose como si fuesen las 17:00 horas cuando es hora de descansar.

¿Alguien me puede explicar qué crisis de los casi 3 años está viviendo mi chiquitina? ¿Dónde está mi bebé dulce? La que me dice: “Mami, manita para dormir”, y mientras les leo un cuento se van relajando hasta acabar dormidas.

Pues llevamos ya varias semanas así, durmiendo inquieta.

Y buscando qué hacer y cómo actuar.
Como una madre novata en estas lides, volvemos al ruedo… A lidiar con situaciones nuevas, o ya olvidadas… 
Primera acción: quitar el chocolate o cualquiera de sus variantes después de comer.
Segunda acción: larga charla con las psicólogas de la guarde, que os contaré en un próximo post, y que me ha sido de mucha utilidad.

Y vosotros, ¿ Cómo gestionáis las rebeldías?

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 Comentarios en “De cómo mi bebé se convirtió en un Gremlin