¿Cómo hablar de la muerte a los niños?


Muerte y niños parecen dos palabras opuestas y que deberían estar en una misma frase. Pero como la vida misma, muchas veces hay que coger el toro por los cuernos y plantearnos qué si no ha habido ninguna ocasión para hablar de ello, seguro que en algún momento llega ese temido momento.

Muerte_ niños

Hace unas semanas pude poner piel a una de las personas que ha escrito la guía para Seguros Meridiano: Mamá, papá ¿Qué es la muerte?

Como todos los eventos que organiza madresfera, fue un éxito total. No sólo la elección del espacio, en pleno centro de Alicante: Mandarina Garden, así como las participantes del mismo. Siempre es un placer reencontrarme con amigas bloggers como Maite de Cuestión de Madres, María José de Con los niños en la mochila, o Marga de Subida en mis tacones, o Mónica de Madresfera. Además, por fin, conocí a Paloma de Mamá, ¿hoy dónde vamos? y  a Cristina de La Quiles. Además, vinieron otras compañeras alicantinas a las que no conocía, pero que fue un placer compartir charlas, lágrimas y emociones.

muerte niños

Cierto es que Nuria Javaloyes, hizo que nos sintiéramos como en casa, y muy cómodas hablando de un tema como es la muerte y los niños, pero es que es una gran especialista en la psicología integral relacional y el acompañamiento en el Duelo, y nos lo demostró con su voz calma y sabia.

La guía es una herramienta muy útil y que nos explica aspectos muy importantes a tener en cuenta:

1. Cómo entienden y afrontan los niños la muerte. La edad.

Desde luego, no es lo mismo explicarle que su abuelito se ha muerto a un niño de 3 años que a un niño de 8.

Al respecto de las edades, hablamos de la “reversabilidad o irreversabilidad” de la muerte, y cómo los pequeños la afrontan. Alrededor de los 6 años, es cuando, el niño entiende que la persona que se ha muerto ya no va a volver, pero lógicamente, esto depende de la madurez del propio niño, en cambio uno más pequeño, al día siguiente es normal, que vuelva a preguntar por el abuelito.

No hay que desesperar, poco a poco, y después de miles de preguntas, los pequeños entenderán que la “muerte es irreversible, universal y que tiene un porqué”.

2. El parentesco

El parentesco es importante, pero como explica la guía y así nos explicó Nuria Javaloyes:

La intensidad del duelo es directamente proporcional a la intensidad del vínculo”

Y muchas de las veces además del propio duelo del niño, tienen que lidiar con el de uno de los progenitores.

En el caso de que hablemos de un hermano muerto, se dan circunstancias, que marcarán aún más al niño.

Seguro que recuerdas alguna escena de películas, en el que la comparación con el hermano muerto está presente de una manera que puede ser enfermiza.

Para ello nuestra labor como padres, es afrontar nuestro duelo propio, para no transmitir al niño que es el “sustituto”, y evitar las comparaciones.

Pero además, no debemos sobreproteger al superviviente. Los padres, en ese momento, tendemos en crear una burbuja alrededor del niño para que no se repita ninguna situación de peligro, sin darnos cuenta, que le hacemos un flaco favor.

Otra de las situaciones que se dan es “el sentimiento de culpa” del niño, porque seguro que en algún momento de su vida, ha deseado que le pasara algo malo a su hermano, aunque haya sido de la manera más inocente, y tachán… Su deseo se ha cumplido.

3.Cúando y cómo comunicarle la mala noticia.

Cuanto antes hablemos con el niño y se lo expliquemos con la verdad por delante, mucho mejor. Eso sí, con lenguaje apropiado para los niños,y evitando los eufemismos de :”se ha ido”,”está de viaje”,o “está dormido”, o similares.

A lo largo de la guía nos van dando ejemplos de cómo enfocar diferentes situaciones, para que veamos que aunque es difícil, sabiendo lo que hacemos, podemos ayudar mucho a los niños a seguir adelante y sin traumas.

Nos indica que hay que evitar que los niños consideren el tema como un tabú, siendo mucho mejor, hablar con naturalidad, y como siempre decimos: predicando con el ejemplo.

Debemos ayudarles a que compartan sus emociones y recuerdos, para que así recuerden al fallecido

4. Fases del duelo en los niños

  1. Protesta
  2. Desesperanza
  3. Transformación del vínculo

Lo primero que necesitamos es tiempo y paciencia. Si a nosotros nos cuesta aceptar esas situaciones, a los niños aún les cuesta más entenderlo.

muerte niños

Mucho estuvimos hablando con Nuria, muchas situaciones diferentes, e hipótesis que nos plantéabamos, ayudándonos muchísimo a ver las cosas con otros ojos.

Fue una suerte poder compartir con amigas un tema tan intenso, y con una profesional como la copa de un pino su experiencia y su conocimiento, y por supuesto agradecer a Seguros Meridiano que hayan elaborado la Guía para ayudarnos en nuestra labor como padres a gestionar un tema tan difícil como la muerte de una manera tan clara y sin tapujos.

Podéis descargar la guía en pdf en este enlace.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *